dijous, 5 de juliol de 2012

"Yo soy epañó"

Foto de la web teinteresa.es
Un bon amic (el millor) té un bloc secret. Només escriu per a ell. Una llàstima, perquè textos tan bons com el que us adjunte no es poden desaprofitar. Que el disfruteu.

EPAÑÓ

"Durante la pasada Eurocopa asistimos a una explosión de vitalidad colectiva, lo cual no es ni bueno ni malo, sino algo que, bajo ciertas circunstancias, simplemente ocurre. Lo extraño es que el contento general se veía acompañado por una cantinela –melódicamente rusa– cuya letra decía así: Yo soy epañó, epañó, epañó. El esfuerzo por señalar la españolidad de la selección no era cosa de cientos de miles de chiflados -macerados en alcohol o envueltos en una bandera- que ignoraban el origen provenzal de la palabra “español”, sino más bien una sensación general sacada de quicio y encumbrada hasta el grito inarticulado, beodo incluso en la sobriedad.

También los medios se ocuparon de manifestar histéricamente que la selección española, española, española, era lo que su propio nombre indica. En fin, que ser español parecía ser una novedad sociopolítica además de un estado espiritual, algo que, gracias a la Eurocopa, las banderas, los frikis televisados vestidos de torero o de guardia civil, y a la ansiada conquista del triplete liquidaba un problema que desde la guerra de Cuba había torturado a la intelectualidad, a saber: qué demonios es España. La referencia a la guerra de Cuba importa en la medida en que las tropas embarcadas hacia ultramar no entonaban el himno nacional español, que carece de letra y de autor conocido, sino que lo hacían tarareando La Marsellesa

La referencia a la intelectualidad importa en la medida de su secular desacuerdo, con excepción de Ortega y Gasset, quien solucionó la cuestión de las nacionalidades un tanto balompédicamente (como De Jong ante Xavi en la final del mundial en Sudáfrica) atribuyendo su origen a “petulancias de particularismo”. Y sin embargo, ¿alguien se imagina a los aficionados ingleses, o irlandeses, o portugueses, o alemanes, o italianos, intentado tan desesperada, tan patéticamente reafirmar su identidad ante el planeta? A falta de otros recursos, tras la victoria, sonó en el estadio el auténtico himno nacional: Que viva España, de Manolo Escobar. Y en esas estamos.


Cuando la crisis económica alienta discursos reaccionarios sobre la desaparición de las autonomías (que tanto han contribuido a resolver el “problema de España”) tras los que asoma el eterno nacionalismo español, español, español, excluyente, autoritario y ridículo, dan ganas de largarse, antes de decir que ya está bien y recordar desde el andén, el muelle o la pista de despegue el verso final de la Oda de Joan Maragall: adéu, Espanya".

3 comentaris:

Pepe Kodak ha dit...

Si que és bo eixe amic teu, si...

Maria Josep Escrivà ha dit...

Sabeu allò de crear un "imaginari col·lectiu"? Hem de reconèixer que el fanatisme futboler ha sigut molt útil, almenys, per a explicar a la gent de manera pedagògica i ben clareta que és això de la "una, grande..." I tot s'ha bastit sobre una gran mentida. Perquè va i resulta que molts dels propis futbolistes defensarien abans la quatribarrada que la bandera espanyola. I la immensa majoria dels que canten "jo soy español..." arremeten contra els qui els marquen els gols de la selecció quan aquests juguen contra el Madrid, o quan diuen que són catalans abans que espanyols. La coreografia de la mentida amb l'excusa del futbol és poderosa i patètica. Molt pareguda al fanatisme, per exemple, dels que es barallen per traure una mare de déu en processó. Maragall va dir "adéu, Espanya", i Pere Quart va optar per la dissimulació amb el joc de paraules: "L'estranya veïna que put/ ens danya la fe i la salut".

Jesus Eduard Alonso i López ha dit...

Sí que formeu una 'bona societat', tu i 'lo' teu amic. Amb tot, crec que tampoc no hem de ser tan excessivament autoimmoladors. No crec que els italians o el 'hooligangs' anglesos siguen molt millors que els nostres 'hinchas'. També és de veres que sempre tendim a imaginar un nord on la gent és més neta, culta i feliç. I també és de veres que patim el que patim...